Noticias

Vaporizar vs Fumar, ¿cuál es la diferencia?

En los últimos años vapear se ha puesto muy de moda, desde el JUUL y Maskking hasta los cientos de aparatos para inhalar cannabis vaporizado. Se dice que esta es una mejor alternativa que fumar de manera tradicional, inhalando el humo y absorbiendo los químicos tóxicos que este trae consigo. Pero ¿qué es la vaporización y en qué se diferencia de fumar? ¿Tiene beneficios o es simplemente un nuevo trend?

La diferencia principal entre vapear y fumar es que en la vaporización no se quema la planta, sino que se calienta a una temperatura promedio de 190 grados centígrados, transformando el aceite volátil contenido en las glándulas de resina de la flor (mezcla de THC y cannabinoides) en vapor. Dicho vapor de THC se desprende sin quemar las hojas del cannabis, creando así un vapor con menos partículas de carbono, alquitrán y nada de carcinógenos asociados con el humo. De igual manera, cuando el THC se calienta en vez de quemarse, se absorbe de manera más eficiente, necesitando así menos cantidad de cannabis para el mismo efecto.

Otra gran ventaja es el aumento de sabores al momento de inhalar. El cannabis contiene compuestos aromáticos llamados terpenos, los cuales aportan sabor y son muy sensibles al calor, es por ello por lo que al quemarlos es muy probable que se destruyan completamente. Mientras que con la vaporización puedes ajustar la temperatura a tu medida, maximizando así tu experiencia de disfrutar de los diversos sabores y aromas que son imposibles de percibir cuando se fuma.

Se puede notar también la diferencia de high que se obtiene con un vape. El cual es notablemente más lúcido que fumar con pipa o porro. Mucha gente afirma que le resulta más fácil concentrarse en tareas y mantenerse productiva al igual que mayor motivación y energía con el vaporizador mientras que al fumar tradicionalmente provoca “neblina mental” en algunas personas al igual que un sentimiento de mayor relajación.

Otro de los beneficios de vaporizar es la capacidad de manipular de manera precisa la temperatura haciendo posible escoger el tipo de viaje que se busca obtener: relajado, moderado o eufórico.  Esto debido a que los cannabinoides se vaporizan a diferentes temperaturas (THC a 160 y CBD a 180 grados centígrados).

La discreción es un beneficio el cual muchas personas buscan debido a que desafortunadamente todavía existen muchos prejuicios al fumar la planta. El vaporizador ofrece una solución disminuyendo la potencia del aroma y reduciendo su tiempo de disipación. De igual manera los aparatos cada vez son más prácticos y portátiles.

Claramente podemos ver las innumerables ventajas de vapear a fumar. Una experiencia más pura, saludable y práctica. 

Para más información acerca del cannabis y las diversas maneras de consumirlo, visítenos en CDM. 


¿Estás interesado?

Si buscas asesoría para emprender tu negocio, nosotros te apoyamos en cada paso del proceso tanto legal como empresarial. Somos un equipo especializado a tu favor. Platicanos tu caso.

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.
Noticias
CDM Academy
CDM +
Servicios